Premios Oscar 2009: análisis

Los Oscars de este año nos han dejado a la gran mayoría muy satisfechos.

Aunque nos ahogó bastante el hecho de que los premiados fuesen terriblemente preivisibles, habiendo, únicamente, una sorpresa en mejor película extranjera. Y bueno, el duelo Penn/Rourke nos tenía espectantes a todos.
Pero si en las dos primeras categorías, Actriz secundaria y guión original, que eran las que tenían más posibilidades de dar las sorpresas de la noche (que Pe perdiese y que Wall·E ganase) no ocurrió nada, y a medida que Slumdog Millionaire iba acumulando premios, llegamos a la sensación de que lo único que nos atraía de la ceremonia era la ceremonia en sí, porque desde un inicial momento vimos como la academia encumbraba a el film de Boyle.

Porque Slumdog Millionaire es una obra maestra. Una película que parte de una idea muy simple, desarrollándola a base de unos cuantos tópicos, pero logrando una grandiosidad y plenitud espectaculares. La película es cautivadora, pero su mensaje esperanzador del final, es magistral. Las sensaciones que esta película te crea, son únicas e incomparables. Brillante mezclar esa calidad técnica con esa historia desbordante de talento. Excelentemente dirigida por un saltarín Danny Boyle, viene a ser llamada la película del cambio. Muchos opinan que en unos años, no será más que "la película esa de los indios". Personalmente, creo que están equivocados. Nunca una película así puede ser olvidada. Nunca una película con ese trasfondo, ese desarrollo y esa magnitud podrá ser olvidada. Porque Slumdog es una rotunda obra maestra. Y estaba escrito que perdurará eternamente como una de las mejores obras del cine moderno.

¿Merece sus ocho Oscars? Sin lugar a dudas.

¡Pero ahí no queda la cosa!

No podemos olvidarnos que este año también hemos tenido PELICULONES como Wall·E, que muy injustamente se fue con esa limosna llamada "Mejor película animada", ante el inminente temor de que con ese nivel de animación, tendrían que nominar, por lo menos, a una película animada al año, género muy injustamente asociado con lo infantil (¿o me dirán ustedes a mí que Shrek, El viaje de Chihiro, Buscando a Nemo o Ratatouille no merecían ese honor?). Pues lo dicho, el robot no pudo contra el huracán Slumdog. Pero la academia intentó disculparse con ella, por todo eso, y el olvido latente suyo en mejor película. Por ello, fue el hilo conductor del vídeo-homenaje a la animación de este año, y el vídeo-homenaje al cine romántico de este año finalizaba con ella. La academia ya ha cambiado en general. A ver si cambia también en lo que se refiere a su visión de las películas animadas y extranjeras.

The Curious Case of Benjamin Button tampoco pudo contra el huracán Slumdog. Fue así que perdió diez nominaciones, llevándose solo tres míseras mencioes técnicas. La pobre tenía la mala suerte de estar en el momento más inoportuno. Llega a participar el año pasado, o hace dos, y habría ganado de calle.

The Dark Knight es otra de las grandes películas de este año. Finalmente, salió "airosa" de la ceremonia, con el homenaje-Oscar a Ledger,

y mejor sonido. Otra como la película del robot. Es increíble como la academia da de lado a estas dos genialidades.


Y luego, fuera de la sección PELICULONES, llegó Milk. Película que al contrario que las anteriores, sabía estar en el momento oportuno y en el lugar oportuno. Todos sabemos lo que California piensa del matrimonio gay... y el film de Van Sant ha sido como una rebelión. Primero, Dustin Lance Black hacía uno de los discursos más emotivos de la gala. Luego, el excelente Sean Penn recogía un muy merecido Oscar (en Milk está excepcional, de toda su filmografía que he visto, la considero su mejor actuación) a mejor actor, con todo el público a su alrededor en pie. Sin duda, podemos decir que tras Slumdog, fue la ganadora de la noche.

Y luego... están los momentos por los que me levanté de mi silla y me puse a dar saltos de total felicidad. El primero fue al principio de la gala, cuando veía como mi compatriota, Penélope Cruz por una fascinante actuación en Vicky Cristina Barcelona, se alzaba con el gran premio del cine. Emocionad

ísima, hizo un brillante discurso, donde incluso mencionó a Alcobendas y nos dedicó el premio a los que lo estábamos celebrando. Por primera vez, puedo decir que alguien me ha dedicado un Oscar. ¡Porque te lo mereces!

Y el otro momento fue para mi actriz predilecta. La reina entre reinas. La misteriosa chica de Criaturas Celestiales. La divina Rose de Titanic. La alocada Clementine de Eternal Sunshine of the Spotless Mind. La enfermiza madre de Descubriendo Nunca Jamás. La feliz Iris de The Holiday. La frustrada mujer de Revolutionary Road. Y la devastadora y única Hanna Schmidt de The Reader: KATE WINSLET. Ella protagonizó un momento que muchos habíamos esperado durante años. La academia rendida a sus pies, no solo por su carrera, si no por una actuación magistral. De un personaje extremadamente confuso, que en un principio deberíamos odiar, pero ella te hace empatizar con él. Algo que solo pueden lograr las grandes. Kate, ya tienes al señor calvo en casa. Disfruta de él, y no dudes que lograrás un segundo. Y un tercero. Y un cuarto. Y un...

Luego sueltas por ahí, nos quedan el premio a mejor vestuario para The Duchess, algo que confirma que a la academia le pirran los trajes cortesanos, aristocráticos y barrocos. El documental a Man on Wire, película multipremiada en todas partes. El cortometraje a La Maison en Petits Cubes (aunque yo siempre me quedaré con Lavatory/Lovestory y el divertidísimo Presto).

En otros términos:

Hablando de la ceremonia, solo puedo decir que fue fantástica.

Los cambios desarrollados por los productores son perfectos. La nueva presentación de las categorías actorales es mucho más... íntima. Menos fría que el vídeo con las nominadas. Aunque el precio sea incrementar la duración de la gala.

Hugh Jackman estuvo excelente como maestro de ceremonias. Los dos números musicales que protagoniza son fascinantes. El primero, con esa divertidísima colaboración de Anne Hathaway y repaso de los principales nominados. Y el segundo, junto a una flamante Beyonce (los de High School Musical y Amada Seyfried y Dominic Cooper sobraban un poco, pero ya que estaban ahí, bienvenidos sean), con ese repaso a lo principal del género musical, y ese apoteósico final con el tan sonado este año (en Australia y Milk, sin ir más lejos) Somewhere over the Rainbow.

Los vídeos-homenaje eran muy bonitos todos. Y la minipelícula creada por Judd Apatow... pues bueno. A pesar de estar metida a la fuerza, tenía su gracia. El In Memorian como siempre precioso, aunque demasiado largo... Con el torrente de voz de Queen Latifah de fondo.

Lástima que la previsibilidad ensuciaba una ceremonia brillante y unos constantes cortes publicitarios. Pero al fin y al cabo, si el resultado fue justo y la ceremonia un éxito. ¡Todos contentos!

Ha sido una noche para recordar.

Momentos preferidos de la Noche:

  1. Kate Winslet ganando el premio
  2. Slumdog Millionaire arrasando en todo
  3. Penélope Cruz y su emoción
  4. El número musical de los musicales
  5. La presentación de las nominadas a mejor actriz protagonista
  6. El número musical inicial
  7. "Jai Ho" mejor canción

Momentos peores de la Noche:

  1. Observar como para que Slumdog Millionaire obtuviese victoria, tenía que pasar por encima de Wall·E y Benjamin
  2. El número musical que mezclaba las tres canciones nominadas. Entre que el cantante de "Down to Earth" se le iba la voz, que en 90 segundos no se puede apreciar la majestuosidad de Jai Ho, y esos acordes finales mezclando las tres canciones, quedó una cosa recargada a más no poder.
  3. El premio honorífico a Jerry Lewis pasó sin pena ni gloria

LAS MEJOR VESTIDAS:

1. Natalie Portman

2. Evan Rachel Wood

3. Heidi Klum

4. Tarapi P. Henson

5. Anne Hathaway

6. Penélope Cruz

7. Amy Adams

8. Kate Winslet

9. Marisa Tomei

10. Freida Pinto

Natalie Portman, con su sencillez, es declarada por este blog como la mejor vestida de la gala. Evan Rachel Wood (ya sin las influencias de Marylin Manso) y Heidi Klum también estaban preciosas. P. Henson logró un vestido que quedaba a la perfección con su color de piel, y Hathaway lucía un traje blanco impresionante. Nuestra Pe, a lo barroco y seguro, acertando. Amy Adams y su dulzura natural, y Kate Winslet muy glamourosa. Tomei muy llamativa, y Pinto mezclando estilos.

LAS PEOR VESTIDAS:

1. Beyonce

2. Queen Latifah

3. Miley Cyrus

4. Jessica Biel

5. Sarah Jessica Parker

6. Vanessa Hudgens

7. Marion Cotillard

Beyonce y sus cortinas. Latifah y su redecilla que la salía de la espalda. Cyrus y Hudgens portando trajes que deberían lucir mujeres de cuarenta años, y no adolescentes. Biel y sus remiendos. Sarah Jessi y sus "Más es mejor". Y Marion Cotillard, muy bella, pero con un traje del cual esperábamos más, pues ella fue la mejor vestida del año pasado.

Y con esto, se acabaron los Oscars. Ha sido una carrera muy intensa y maravillosa.

Ahora, empecemos con los BLOGGER.

martes, 24 de febrero de 2009

3 Comments:

Xavier Vidal said...

Curioso tu ranking... Beyonce iba horrorosa... pero Natalie no iba precisamente decente. Yo me quedo con el rojo de Amy Adams y el gris de Hathaway, además del de Pe, que siempre tiene mucho gusto para estas cosas. El domingo podrás leer mi análisis de la gala.
Ya puedes consultar el CINERANKING de febrero.

Saludos Mark!

Anónimo said...

""Nunca una película así puede ser olvidada. Nunca una película con ese trasfondo, ese desarrollo y esa magnitud podrá ser olvidada. Porque Slumdog es una rotunda obra maestra. Y estaba escrito que perdurará eternamente como una de las mejores obras del cine moderno.

¿Merece sus ocho Oscars? Sin lugar a dudas.""

Va enserio?

Mark Rubio said...

Aham...

va en serio.

y tan a gusto me he quedado
=)

 
¡¡TODOMUCHOCINE!! - Wordpress Themes is proudly powered by WordPress and themed by Mukkamu Templates Novo Blogger